¿Cómo era la música medieval?

Posiblemente una de las pocas ventajas a la que conllevo esta época, fue no que no se podía contratar alta luz, de modo que al caer la noche quizás había que dejar de escuchar las hermosas melodías que nos ofrecían los instrumentos. A finales del siglo XV, y quizás hasta mediados del siglo XVI, la música que se producía se encontraba totalmente dependiente de la letra, con la cual conformaba un concierto armonioso. En ello la pauta la marca el canto religioso, mientras que lo profano se encarga de respetar los inspirados ejemplos que ofrecía la música cantada y también el canto musicado.

La sociedad de corte es la encargada de ofrecer la ilustración más destacada de la textura musical del verso, pero también de la riqueza en cuanto a expresión de la música. En dicha época parece un tanto natural que musicólogos y filólogos concierten con el fin de estudiar los diversos elementos que ofrecía la poesía cantada de los siglos XV y XVI, donde los primeros solo se encargaban de estudiar el canto, y los segundos de estudiar la letra. Por lo que, a raíz de ello, se dio inicio a la idea de delimitar el entorno en el que creció y floreció la poesía cantada.

Las fuentes se encuentran disponibles si se trata de las personas reales, o las partituras y tablaturas aún se encuentran conservadas dentro de los tratados de vihuela. Pero en su generalidad quien se encarga de investigar se encuentra en el trabajo de reconstruir la figura de un poeta-músico, del conjunto de determinada obra y de los versos que se cantaron sin que nadie se haya dedicado a apuntar su música. En fin, se trata de una serie de detalles que quizás no hubieran podido ser resueltos sin que los filólogos y musicólogos, pudieran colaborar efectivamente en el intento que se refleja dentro de las páginas de la historia.

En nuestro siglo se sabe del descubrimiento de un manuscrito del que se creía estaba perdido y que cuenta con una adaptación para los instrumentos musicales que en la actualidad se utilizan y con el que se puede conocer cómo era la música medieval. Una canción medieval puede ser escuchada nuevamente en la actualidad luego de mil años, gracias a un proyecto de investigación que ha llevado unos veinte años para poder reconstruir la melodía. Gracias a ello, ‘Songs of Consolation’ (Canciones de la Consolación) pudo ser escuchada en el 2016 en la capilla de Pembroke College, en Cambridge.

Los sonidos que en ella se reproducen, se basan en la reconstrucción de lo que en la época medieval se conocian como las partituras, en donde se plasmaban una serie de neumas, es decir, los símbolos que representaban la música. En la época medieval, la memoria de los músicos jugaba un papel determinante pues muchas obras no eran guardadas por escrito. Por si fuera poco, si se intenta adaptar alguna obra medieval a la actualidad, se desconoce el tono de sus notas, no se tiene conocimiento de si las neumas son agudas o graves. Aunque la canción rescatada en particular data del siglo XI, y fue recuperada tras encontrarse 142 años desaparecida.