La música medieval española

Siendo la música un símbolo universal del arte, no podía escapar de ninguna etapa de la historia. Es así como España se convirtió en uno de los países con mayor influencia de tres indómitas culturas como lo son la judía, la cristiana y la musulmán, que convivieron a lo largo tiempo hasta la Edad Moderna, siendo mucho los aportes de éstas a la civilización española, produciéndose en este sentido una  suerte de integración o diversidad cultural. 

La cultura española se convirtió en un imperio lleno de las mejores costumbres, encontrándose los aportes de los musulmanes en el legado urbano desarrollado durante los siglos de comercio, el aporte de los cristianos respecto a las diversas maneras de afrontar la fe a través de los monasterios, las iglesias, los templos, así como una estructura rural y feudal. Lo que en el tiempo desarrolló diversas disciplinas para estudiar que en la actualidad son utilizadas en muchas organizaciones, al punto de que gran cantidad de profesionales desean mejorar sus habilidades y conocimientos cuando deciden hacer un máster en administración.

La música se convirtió en una de las manifestaciones más resaltantes de esa época, debido a que contaba con la conjunción de todos estos ingredientes culturales y que al pasar el tiempo se denominó como Música Española debido a que dicho movimiento se daba en España y no por el modo de música como tal. 

Manifestaciones musicales de la España Medieval 

En el periodo visigodo se desarrolló el Canto Mozárabe, el cual determinó una importante posición para los cristianos que aún se encontraban bajo el yugo musulmán. Es un canto con similitudes al canto gregoriano por las características de sus escalas, sus textura monódica, el ritmo libre y el texto en latín que viene acompañado de versos, siendo este un canto de tradición oral. Por su parte el canto gregoriano se adentra de manera paulatina a partir del inicio de la reconquista, haciéndose efectivo en el año 1085.

La música vocal: de lo profano a la conjugación de culturas

Una de las características resaltantes de la cultura española es la conjugación de distintas culturas a parte de contener a las más emblemáticas como lo fueron los cristianos, los judíos y los musulmanes. A estas se les sumaron los califato de los Emiratos acentuando la mezcla cultural y a su vez de ritmos, donde se destacaban las realizadas de manera oral en los dominios musulmanes, siendo denominada para ese momento histórico como Andalusí. 

se trata de un ritmo compuesto por diversas melodías proveníentes de dos cortes que mezclaron ritmos musicales como el nawba, en el que predominaba un marco tonal de una sola gama de maqam, es decir, se utilizaba la improvisación en base a una serie de diversas notas, la cual estaba definida por una melodía y un ritmo. El componente tonal de las piezas y su melodía se encuentran organizados con antelación, siendo un ritmo totalmente libre. 

Luego a través del tiempo, fueron surgiendo otros ritmos musicales como el zéjel y la muwassaha, en los cuales de empleaban versos pequeños, las pliometrías, y las interrupciones transcritas en un lenguaje vulgar y un lenguaje árabe clásico.